14 de octubre de 2015

El Proceso de Busqueda de Empleo. Por Silvia Martinez

Algunas consideraciones sobre la Búsqueda de empleo:

Septiembre siempre ha sido un mes nefasto en cuanto a desempleo hablamos. Después del empuje veraniego de los sectores turístico y sanitario, este mes llega siempre de la mano de dilatados incrementos de la tasa de paro y de descensos en el número de afiliados. Sin embargo, este año parece que empezamos  aver la luz al final del túnel, ya que nuestro otoñal mes llegó con cifras esperanzadoras. Pese a que fue inevitable un ligero aumento de la tasa de paro los aumentos en las afiliaciones (la afiliación media subió en 8.0916 cotizantes, alcanzando los 17.2 millones) suponen una esperanzadora mejora en la coyuntura laboral, tal como este pasado mes ha anunciado el gobierno.
Sin embargo, estos datos de momento son solo perceptibles por los analistas, y no en la calle. Muchos son los que aún se enfrentan a un futuro incierto, en una estación en la que el poder adquisitivo de los hogares decae y el paro estacionario se ceba con aquellos que dependen del sector turístico y terciario en general.

En una estación como esta, las herramientas de búsqueda de empleo se hacen más necesarias que nunca. Cualquier ventaja, por pequeña que sea, puede suponer la diferenciación de un candidato con respecto al resto. Es una competición reñida, con unos contrincantes cada vez más preparados como lo son los jóvenes de estas generaciones, que llegan al mercado laboral ávidos por una oportunidad, por precaria y mal pagada que esta  pueda ser. "Es cuestión de meter la cabeza, luego ya irá apareciendo algo mejor" es una de las frases más aclamadas en este tema.
Pese a que el factor suerte juega, como siempre, un papel condicionante, nunca antes tanto ha importado la dedicación y la actitud ante este proceso, como características determinantes del éxito del sujeto en el ambiente laboral.
No es mi intención aquí la de dar una disertación sobre economía o búsqueda de empleo siquiera, sino la de aportar unos pequeños matices sobre lo que es el proceso en sí, que espero que lleguen de ser de utilidad.
Si hablamos de Búsqueda de empleo tenemos que dejar claro lo primero que nuestra meta es lograr una ocupación remunerada, que se ajuste a nuestras expectativas. El mercado ofrece una serie de oportunidades al final de un recorrido que puede ser mas o menos largo, y nosotros debemos ser capaces de llegar hasta ellas. En una situación económica en la que parece que esa distancia que debemos recorrer se encuentra minada, dos van  a ser los aspectos que condicionen nuestro éxito:
Nuestra actitud en este proceso y nuestro instrumento principal, el CV.

ver video sobre actitud: Responsabilidad en la B.E


Cuando hablamos de Búsqueda de Empelo (en adelante B.E), debemos asimilarlo como proceso, entendiendo dos notas principales.
  • Primero, proceso en el sentido del tiempo; todo proceso requiere un sacrificio en este sentido: Debemos concienciarnos de que la B.E es un empleo en sí misma, y por tanto deberemos dedicarle lo proporcional de una jornada laboral (8 horas, 5 días a la semana).
  • Además, proceso en el sentido de sucesión de procedimientos, planificados y estudiados, priorizados y organizados, como una sucesión temporal. No debemos llevar acabo actuaciones de manera aleatoria, mantengamos un orden, de la misma manera que si no calibramos y apuntamos con nuestra arma, herraríamos el disparo, si no planificamos y estudiamos nuestros pasos en la B.E habremos trabajado en balde.

Siguiendo con estos dos principios, el primer paso que nos encontramos en la B.E es el autoconocimiento:
La B.E empieza por un ejercicio de introspección, de autoconocimiento. Debemos ser conscientes de nosotros mismos, nuestras habilidades, aptitudes y conocimientos. Por ello es recomendable que como primer paso dediquemos tiempo a pensar en nosotros mismos, pero no solo en nuestros conocimientos, si no en como somos, en como actuamos a la hora de resolver un problema o una dificultad, en nuestras aficiones... y en que dicen de nosotros esos comportamientos. De esta manera, podremos elaborar una pequeña lista con aquello que sabemos y no sabemos, lo que se nos da bien y aquello que debemos mejorar.
Esta lista nos proporciona información muy relevante, en do sentidos: Por un lado, nos dice aquello que pueden ser  nuestras competencias y las areas en las que podemos destacar, que incluiremos en nuestro CV, codificado y ordenado, más tarde. Por otra parte, nos dice aquello en lo que debemos mejorar, o reducir el efecto que tiene sobre nuestros actos ( tarea más fácil que la primera, ya que nadie atiende gustoso  a practicar aquello que por desinterés o falta de habilidad ha descuidado en primer momento). Esta información nos da caminos de mejora profesional, que no debemos ignorar.

Cada vez que pienso en esto, viene a mi cabeza los manuales que todos los recursos humanos hemos estudiado desde primero de carrera, del señor David Golleman. pese a que existen muchos y muy buenos manuales, encuentro en este autor en concreto un punto a su favor, además de la claridad de contenidos y su tono nada artificioso, la visión práctica que proporciona a su obra, a través de metodologías prácticas de trabajo para afrontar este autoconocimiento y autoevaluación del desempeño personal. así que si tuviera que recomendar un autor, este sería el primero que enumeraría.

Lo siguiente a atender es sobre el conocimiento del mercado de trabajo:
Una vez que sabemos sobre nosotros mismos, debemos analizar el entorno, es decir, sabiendo lo que tenemos nosotros, vamos  aver que se pide y a que puedo acceder.
No voy a especificar demasiado en este punto porque considero que existen muchas y diversas fuentes de información(manuales, paginas web, blogs específicos, etc.) en relación a esta temática, que describen paso por paso este subproceso de manera muy específica y acertada. Solo quiero hacer unos cuantos incisos.
Un primer paso sería pensar sobre el tipo de puesto al que queremos acceder. No nos deberíamos lanzar a buscar empleo sin valorar esto, partiendo del principio de que vamos a ser mejores  en aquello que nos gusta, que en lo que no nos despierta interés ninguno. Es decir, vamos a focalizarnos:

Ver video


Después de esto, se trata de hacer una comparación entre lo que yo tengo y lo que pide el mercado para esas ocupaciones que he seleccionado.
hecha esta comparación, podemos valorar si lo que tenemos es suficiente para afrontar la B.E, o si por el contrario no lo es, y debemos determinar una serie de areas de mejora sobre las que actuar.
Pero por simplificar, vamos a suponer que sí, que lo que tenemos es óptimo para afrontar el reto.

Sabiendo a que puestos  quiero optar, otro aspecto fundamental sería en que empresas vamos a aplicar y de que manera. Esto se relaciona con la búsqueda de mercado objetivo, los propios canales de búsqueda, y el tipo de candidatura.

Selección del mercado objetivo y los canales de búsqueda: Sabemos a que nos queremos dedicar, así que lo siguiente es acercarnos a nuestro objetivo. Como ya he dicho pretendo ser breve y no extenderme demasiado. Quiero limitarme a señalar una serie de observaciones relacionadas con esto:
  • Las redes sociales: La mayoría de empresas tiene presencia digital en el mundo 2..0, y esto supone mayores facilidades para nuestra búsqueda de posibles empresas.
  • Los portales de empleo: Hay una gran diversidad de ellos, y para cada perfil hay unos portales más adecuados que otros. Aquí podemos ver algunos de los más típicos
  • En distintos espacios sociales: podemos encontrar comunidades profesionales. Aunque no son portales de B:E en sí mismos, nos pueden acercar a empresas determinadas que puedan tener un atractivo especial para nosotros o darnos mayores posibilidades .
  • Antiguos compañeros de estudio o de trabajo: pueden ser una buena red de contactos, además de proporcionarnos información valiosa, pues a través de sus perfiles en espacios sociales como LinkedIn, podemos acceder a empresas que de otra manera se nos pasarían por alto.

Sabemos a que empresas queremos optar, que tenemos una serie de aspectos que nos hacen aptos para unos determinados puestos, pero no los tenemos codificados de manera clara para un receptor. Ahora pasamos a la Elaboración del CV:
Este es el grueso del proceso de BE y por tanto también existe una uy amplia literatura sobre todos los aspectos relacionados con la elaboración. Sin embargo, voy a resaltar algunos de los aspectos clave a tener en cuenta en el proceso de elaboración.
Debemos ser conscientes de que cuando una empresa  abre un proceso de selección , en muchas ocasiones se encuentra desbordada por la cantidad de CV que recibe. Además, de esa infinidad de CV muy pocos se ajustan a lo que ha pedido. Por otro lado, tenemos que considerar que para la empresa este proceso cuesta dinero( incluyendo entre otros las horas de trabajo de los seleccionadores  y que dejan de dedicar a otra cosa, las instalaciones, gastos de publicidad, subcontratación a agencias de parte del proceso, las horas que el puesto para el que hay esa necesidad se encuentra sin cubrir, y que se traduce en `pérdidas de dinero, etc.).  Por tanto la empresa, y por ende, el seleccionador, van a disponer de un tiempo limitado para este proceso. nuestro CV debe resaltar sobre el de los demás para que le dediquen tiempo.
Entre los elementos que no nos debemos olvidar de incluir o tener en cuenta, quisiera resaltar unos cuantos:
  • Estructura  y formato del CV: Predominio de blanco sobre negro; espacios suficientes; poca negrita, letra clara y redonda, es decir, de fácil lectura; a una carilla; folio blanco, no de colores; nada de título a colores. en definitiva, seriedad, siempre que el estilo de trabajo lo requiera. Si vamos a solicitar empleo como diseñador creativo, obviamente, estos consejos no son de aplicación en su totalidad.
  • Brevedad y contenidos ajustados al puesto: No vale de nada una enumeración infinita  depuestos y conocimientos que nada tengan que ver con el puesto al que optamos..
  • Mención a las competencias que consideremos clave para el puesto.
  • Valoración de las características de la empresa: En la elaboración del CV no solo debemos ajustarnos al puesto, sino también a la empresa. El tamaño, características, localización, etc... de la empresa, van a influir sobre los requisitos que puedan valorar en los candidatos. Por ejemplo: Una empresa que actúa como proveedora de otra empresa en Alemania, seguramente va a valorar el conocimiento de idiomas como alemán o inglés, pero a lo mejor, el portugués no lo va a valorar demasiado.
  • Incluir carta de presentación: Breve, personal y razonada, no un modelo tipo, pues debe destacar aquello que tu CV no puede: elementos personales y actitudes, motivaciones y pasión por tu trabajo.
ver video
  • Atención a la redacción y caligrafía.
  • Desarrollar las funciones que has realizado en los distintos puestos: Detalla todas tus funciones en cada puesto y en caso de ser constar de varios pasos, desarróllalas. No todas las empresas otorgan las mismas funciones aun puesto. Quizá en una empresa has desarrollado funciones como puesto inferior que en otra empresa están reservados a puestos más altos, por lo que aunque no tengas experiencia en el puesto al que optas, si en las funciones que esperan de ti.

El último aspecto sobre el que hablaré es sobre el tipo de candidatura. En relación a ello, existen dos vías principales: La autocandidatura -o candidatura espontanea-, y la candidatura de respuesta a una oferta. Sin ocupar muchas líneas más, me gustaría aportar un par de matices más en relación a este último punto.
Este aspecto también es importante y debemos tenerlo en consideración.. Hay que tener presente que el tipo de candidatura va a condicionar nuestra relación con la empresa, el receptor de nuestro mensaje.
Condiciona la forma de dirigirnos a nuestro interlocutor en cuanto a la carta de presentación. Si la candidatura es a un puesto ofertado, en la carta debemos hacer mención al puesto y a la referencia de la oferta. Si presentamos una candidatura espontanea, por el contrario, debemos simplemente ofrecerle nuestro "perfil", y decir por que entre todas, hemos escogido esa empresa para mandar nuestra candidatura.
Cuando presentas una autocandidatura, hay que valorar también, que la empresa no te conoce ni te requiere, es decir, no se plantea la necesidad de nuevo personal, por lo menos no directamente. Por lo tanto, es tu tarea, no solo hacer resaltar tu perfil sobre el resto, sino también sobre lo que ellos ya tienen en su empresa, debemos crearles la necesidad de nuevo personal de algo nuevo y mejor.


Como cierre a esta entrada querría desearle mucho ánimo, a todos aquellos que se encuentran en pleno proceso de búsqueda de empleo, y darles un consejo:
  Nunca tengáis miedo al no.

Gracias a mis compañeras por permitirme colaborar en su blog orientamoste


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada